Agenda Mujer Colombia, 2000 - Conspiraciones para encender la fiesta


Este año cerramos los ojos, intentamos dejar en remojo nuestros prejuicios y procuramos saber con la piel y en la boca del estómago, en qué andamos las mujeres. Ahora, cuando el siglo se deshilacha con ese tufillo dulzón de ingratitudes y miserias.
 

Alargamos el corazón, convocamos la misericordia, encendimos velas en los miedos, caminamos sobre hojas crujientes, escribimos nuestras canciones favoritas, y como caracolas volvimos a nuestro propio centro. ¿En qué andamos las mujeres? Pues conspirando! En solitario o en pequeños grupos, en la casa, en el barrio, en el espacio inmenso del oficio diario, en la poesía. Las mujeres sabemos que de lo que se trata es de una revolución de la consciencia humana, esa que hasta ahora nos distanció de la naturaleza, nos fracturó la realidad y ha impedido comprender la integralidad de la existencia cósmica. Y no tenemos más remedio que ofrecer el corazón, atravesar la niebla, reconciliar nuestras polaridades, sosegar la mente, recibir los dones, desobedecer de manera vital, y encender la fiesta.